Optar por un trabajo artesanal como la taracea sobre vidrio contribuye a establecer un vínculo afectivo más fuerte con la cocina, aumentando su ciclo de vida y su durabilidad en el tiempo.